Libro — Laboratorio de Lectura y Narración Social

La pedagogía del libro hablado

En esta obra, María Heguiz multiplica su trabajo hacia la comunidad e invita a preguntarnos: ¿qué libro tenemos dentro? ¿qué autor nos representa mejor? ¿qué poema expresa nuestros sentimientos? Un programa de capacitación que privilegia la idea de lectura y narración social.

Cada uno podrá sumarse a esta “Escuela de lectores narradores sociales” y hacer realidad este proyecto en aulas, bibliotecas, bares, hospitales, asilos de ancianos, parques y refugios. Una invitación para salir a la calle, llevar el mensaje de la lectura a todos los rincones y compartir con otros el libro que nos llegó al corazón.

La autora: María Heguíz

Nace en Buenos Aires. Actriz, cantante y narradora. Creadora de “EL Ñaque Argentino” (1992). Creadora de ELNS,” Escuela de Lectores Narradores Sociales” (2005) Funda en el año 2009 junto a un grupo de colaboradores la Asociación Civil “Argentina Narrada Comunidades y Libros”. Es Maestra Normal Nacional (Normal 4) y Profesora de Educación Inicial (Instituto Sara C. de Eccleston). Realiza sus estudios teatrales en la Escuela Municipal de Arte Dramático de la Ciudad de Buenos Aires. Se perfecciona en un curso intensivo de entrenamiento para actores con Roberto Durán, durante 4 años. Se forma a través de múltiples…

Ver más

Para consultas, compras al por mayor o por otros medios de pago contactenos a argentinanarrada@gmail.com

Introducción

Los niños no leen, los adolescentes no leen, los jóvenes no leen. En la era de la tecnología, “nadie lee”. Esta frase se escucha con frecuencia en todo tipo de espacio. Nadie lee y mucho menos “en voz alta”. Y menos aún “contando”. 

Leer conecta con la emoción, nos muestra vulnerables, nos expone a criterios de aceptación y crítica. Leer está asociado a algo antiguo, como esa cultura que hoy ya no da eficiencia, éxito ni empleo y que se asocia a tiempo perdido o a una pantalla cultural acreditada que cubre pragmáticos intereses, en un mundo en el que la técnica impregna nuestros sentidos y la ciencia se esfuerza por reinventar la vida. 

Pero el hombre vive en mutaciones continuas. Su estado natural es el cambio. Y, extrañamente, en medio de la oscuridad siempre ha preservado lo humano: el habla, que lo define, y su consecuencia, la palabra.

Los nuevos horizontes siempre han abierto y abren infinitas posibilidades.